¿CUÁNDO EL VICIO SE VUELVE DISFUNCIONAL?

Hablar de vicios implica hablar de errores en el comportamiento que las personas tienen. Una pregunta acertada sería ¿cuáles son los vicios que deberían preocuparnos o que deberíamos erradicar de nuestras vidas?


Para ello, es importante aclarar que existen vicios que forman parte del modismo de la persona así como hay vicios que son disfuncionales. Un vicio es disfuncional cuando está generando una mala calidad en la salud o en la vida social de la persona.


Un ejemplo bien podría ser el cigarrillo, he oído de muchísimos fumadores la frase “sé que me hace mal pero es el único vicio que tengo y no molesto a nadie”. Lo que allí se debe evaluar es el perjuicio a nivel salud pero también a nivel social o relacional que esto está causando.


Un ejemplo de vicios que pueden formar parte del modismo de la vida de alguien pueden ser el comerse las uñas, el apoyar los pies sobre una silla mientras vemos televisión, el cantar en la mesa, etc., que si bien pueden llegar a incomodar a alguien es más bien por una cuestión de formas y cultura. Este tipo de vicios por lo general no va a afectar nuestra calidad de vida, la capacidad de estudio o trabajo, etc.


Pero ¿qué hacer con esos vicios que sí comienzan a influenciar de manera negativa en nuestra calidad de vida, nuestro desempeño laborar o académico y hasta en el relacionamiento con quienes nos rodean?


El alcohol, el cigarrillo o aquellas cosas que nos llevan a perder tiempo sin productividad por tan solo nombrar algunos. Y es aquí donde debemos ser sinceros con nosotros mismos y evaluar cuál es el vicio que nos está afectando y por supuesto ponernos en acción para erradicarlo.

Si ésta es tu situación no dejes de buscar ayuda y el consejo de aquellas personas aptas para guiarte hacia una mejor calidad de vida.
13 vistas