¿CÓMO ERRADICAMOS LOS VICIOS?

Hay conductas que no nos llevan a ningún lado y se terminan convirtiendo en nosotros en cosas que nos estorban.


Puntualmente estoy hablando de los vicios, aquellas conductas defectuosas o erróneas que no nos llevan a nada ni permiten que tengamos bienestar en las cosas que hacemos.


Cuando hablo de vicios hago mención también a aquellas pequeñas conductas que muchas veces pasan por desapercibidas en una sociedad que está más pendiente de las adicciones gruesas que por esos pequeños hábitos defectuosos que tarde o temprano llevan a una adicción.

Una pregunta clave es ¿en qué estamos ocupando el tiempo?

Hay personas que dedican gran parte de su día a enviar mensajes e interactuar en las redes sociales, en video juegos o viendo televisión de una manera desmedida. Vale remarcar que el vicio es una conducta defectuosa que no nos permite alcanzar nuestras metas que nos habíamos propuesto.


Para poder erradicarlos lo primero que debemos hacer es una auto-evaluación de nosotros mismos. Muchas veces esperamos que sean los otros quienes nos digan qué debemos cambiar pero cuando nos dicen los vicios que ven en nosotros respondemos enojados porque no nos gusta que nos hablen de sacar conductas que nos generan placer: estar con el celular, salir con amigos de forma desmedida, fumar, comer y dormir por demás, etc.


Lo más práctico que podemos hacer es una lista con todas las conductas y hábitos que hoy nos están perjudicando.

Necesitamos ser sinceros con nosotros mismos y luego erradicarlos de forma violenta.

¿Por qué hago énfasis en la violencia con la que debemos quitar un mal hábito? Porque es un autoengaño decir que iremos dejando algo vicioso paulatinamente. Cuando una práctica se convirtió en hábito vicioso no sirve dejarlo de a poco, es necesario hacer una interrupción de aquello que nos está perjudicando ya que hay una tendencia instalada.

El cambio es posible y con sinceridad y esfuerzo podemos alcanzarlo.


42 vistas